NUEVA YORK

Posted on 06/08/2010

0


En una ciudad como Nueva York, de difícil comunicación y extensa superficie, no hallaremos los rastros tan cómodos como en las ciudades europeas. Hay que preparar antes el recorrido, conocer bien qué días se celebran y considerar si merece la pena un largo trayecto.

El rastro Hell’s Kitchen está dentro de la lista de los 10 mejores mercados callejeros del mundo publicada por Nacional Geographic. Está situado en la calle 39, entre las avenidas 9 y 10, y allí encontramos de todo: puestos de zapatos, ropa retro, pieles, vintage, discos de vinilo, antigüedades, objetos de decoración y libros. Abre los sábados y domingos por la mañana. Ultimamente tiene problemas de instalación por la construcción de un rascacielos.

El Annex Antique Fair and Flea Market es uno de los rastros más populares de Nueva York. Allí puedes encontrar de todo: antigüedades, objetos de decoración, libros… Esta es la dirección:125 W. 18th St., New York, NY 10001 .

En el Soho Antique Fair and Collectibles Market nos encontraremos más de cien puestos con todo tipo de objetos. Este rastro del Soho, situado en Broadway y Grand Street abre los fines de semana de 9 a 5 y si tienes la mañana libre puedes ir al mercadillo de Union Square y luego bajar paseando hasta aquí, puesto que seguro que quieres visitar el Soho en cualquier caso.

Otros mercados que no hay que olvidar aunque no haya libros: el de Union Square Greenmarket, situado en la calle 14, el fin de semana. Principalmente alimentario. Más pequeño, pero del mismo estilo, hay otro en, el de 97th Street Greenmarket. Situado en la calle 97 entre las avenidas Amsterdam y Columbus, y abre los viernes por la mañana. La Marqueta es un enorme mercado, mitad cubierto y mitad al aire libre, situado en El Barrio, es decir en el Harlem este o Spanish Harlem. Lleva funcionando desde los años 30.

El famoso Hell´s Kitchen en Chelsea con los rascacielos. Ultimamente está teniendo problemas su instalación. pues s eva a construir por allí un rascacielos.

Uno de los garages donde se celebra los fines de semana el Annex Antique Fair and Flea Market. Muy cómodo para los dias de lluvia.

.

Leer:

Best Markets in New York City – Time Out New York

Los 10 mejores mercadillos o rastros, según National Geographic

.

Librerías

En Nueva York hay todavía muchas librerías anticuarias, de libros antiguos y de segunda mano o usado. Abajo adjunto una lista de direcciones de librerías con sus enlaces para que el buscador de libros.

Por encima de todas, y para agradar a todo tipo de amantes de libros, está Barnes &Nobles en el 828 de Broadway con la calle 12. la parada del metro es la de Union Square, 14th Street. En esta enorme librería, en sus pisos y sotános, encontrarás descuentos del 50% en libros recientes, además de montones de libros usados. para el bibliófilo es imprescindible una visita al departamento “Fine / Rare Editions”, o sea, libro antiguo. Hay estanterías con libros españoles.

Barnes & Noble en Broadway, Nueva York. Todos estos pisos están llenos de libros antiguos y de segunda mano.

.

Leer:

New York City Bookstores.- Librerías de viejo en Nueva York.

Books in New York.- Blog sobre libros y librerías de segunda mano en Nueva York.

.

Librerías de Nueva York. (El Bibliómano). Entrada sobre librerías de Nueva York, mostrando un enlace con The New York Times que escribe sobre las “independent bookstores”.

El hombre de un millón de libros. (Tentaciones. El Pais). Artículo sobre la librería de Nueva York de Eliseo Torres y su compra por Abelardo Linares.

.

– “NUEVA YORK.   Mi librería preferida de Nueva York, la de Jan van der Donk, desde la que era espectacular la vista sobre el Hudson, ya cerró, y a él desgraciadamente parece que
se lo hubiera tragado la tierra. Ojalá algún lector de estas notas me dé una pista de su paradero, pues este holandés errante es imbatible en tipografía moderna, en surrealismo… Jan van der Donk vendió una sección de la biblioteca limeña de Emilio Adolfo Westphalen, con buena parte de la cual (incluidas pinturas de César Moro) arrampló el Getty. En cualquier caso, en Nueva York sigue habiendo muchos otros sitios maravillosos donde buscar libros. La última vez que estuve en Argosy, por ejemplo, las mesas estaban llenas de volúmenes procedentes de la biblioteca de Meyer Shapiro, y me llevé, a modo de recuerdo, los dos tomos de la poesía de Éluard de La Pléiade, con anotaciones a lápiz del gran historiador del arte. Glenn Horowitz, librero de postín próximo al Metropolitan, vendió parte de la biblioteca veneciana de Ezra Pound y Olga Rudge, a la que por mi parte había accedido en su momento gracias a la segunda; el catálogo, encuadernado en tela negra, con hierros dorados, es una pura maravilla. Mi librería preferida en Manhattan, en cualquier caso, es un secreto a voces: Strand, tanto el Rare Books Room, donde he hecho algunos hallazgos sensacionales a precios a veces auténticamente de ganga, como el sótano y, por supuesto, la planta baja, de donde procede mi ejemplar de la segunda edición aumentada (París, Didier, 1853) de “Émaux et camées”, de Théophile Gautier.”
(Mis librerías de viejo. Juan M. Bonet. Room 3. Bellver)

.

–  “La última librería en español de NY.- El viaje a Nueva York me ha sugerido muchos apuntes y notas. Uno de ellos, que recupero ahora, casi dos semanas ya desde el regreso, hace referencia al cierre de Lectorum, la mejor librería de las dedicadas a libros en español de toda la ciudad. A pesar del enorme número de hispanohablantes, la oferta de libros en español de NY no es muy amplia (alguien  lo ha señalado: no hay libros en español en países anglosajones). Desaparecido el inmenso almacén en el Bronx de Eliseo Torres ―cuyos fondos adquirió Abelardo Linares, de la librería sevillana Renacimiento― sólo quedan libros de este tipo en los Strand Bookstore y en Lectorum.

Pasé primero por el Strand Bookstore de Broadway esquina con la calle 12. Muchísimos libros en la que está considerada la mayor librería de viejo del mundo pero una pobre estantería de español donde no había nada estimable. Después nos encaminamos a Lectorum, en la calle 14, entre las avenidas sexta y séptima. El sitio me lo había recomendado José Miguel Martínez Torrejón, un zafrense que ejerce de profesor de español en el Queens College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Me decía que estaban cerrándola. Y, en efecto, cuando llego está cerrada desde hace un par de días aunque por los cristales se ve a varias personas cogiendo libros de los inmensos estantes y apilándolos en el suelo. Llamo y un hombre me abre. Tiene acento hispanoamericano. Le hablo de mi interés por echar un vistazo. Y, como sugiriéndome la única contraseña que puede franquearme la entrada, me pregunta si soy profesor. Le digo que sí sin dudarlo. Me dice que espere en la puerta. Vuelve a entrar y cierra tras de sí. Al momento aparece otro hombre, que parece el jefe, y también me interroga. Por fin me deja entrar…” (En Las piedras del rio, de José Mª Lama)

.

.

.

Anuncios
Posted in: 29 NUEVA YORK