MADRID subastas y ferias

Posted on 02/09/2010

0


Subastas.- En Madrid existen actualmente tres salas donde se subastan libros. Hace una década, funcionaban a veces cinco salas al mes. De lo que ha quedado, la mejor es la sala El Remate, que tiene en la calle Modesto Lafuente un sencillo sótano donde se almacenan los libros y se celebran las sesiones. Éstas son mensuales, comienzan en octubre y terminan en junio. Cada subasta se divide en dos partes, una principal en la sala y otra secundaria por teléfono. La primera suele tener libros antiguos y de valor, en los que se ve la mano de libreros anticuarios, que aportan sus fondos, mezclados con bibliotecas particulares de mayor o menor interés. Es muy interesante conocer el gusto del coleccionista español siguiendo la selección del subastador: comienza con libros de Aguilar, continúa con una mezcla de temas varios (historia local, guerra civil, caza, cocina, etc.), se van intercalando líbros de más envergadura,
del XVIII o XIX, para terminar con el coleccionismo de papel (postales, carteles, etc.). En la segunda sesión, que se puja por telefóno, domina el libro moderno agotado, con una salida mínima de 20 euros. El comprador debe tener en cuenta que a los precios del remate hay que añadir la tasa que cobra la sala.

Para cada subasta se edita un catálogo con la descripción de los libros, acompañada de algunas ilustraciones y sin seguir un orden alfabético, pues los subastadores piensan que asi el cliente se obliga a leerlo entero. Una colección de estos catálogos es una buena base de conocimiento bibliográfico, imprescindible para cualquier coleccionista.

Existen otras subastas madrileñas menos regulares. La veterana sala de subastas Durán vendió muchos libros en su gran espacio de la calle Serrano, cerca de la puerta de Alcalá. Abondonó éste y se trasladó a Goya, un
local más pequeño. Allí, además de sus sesiones de antiguedades, realiza subastas bimestrales de libros, siempre en un tono menor que en la etapa de Serrano.

Otra sala de la familia, la de Fernando Durán, también ha dejado un local que tenía exclusivamente para libros en la década anterior. Ahora las subastas de libros se celebran en la calle Conde de Aranda. Realiza tres o cuatro sesiones al año, con una cantidad pequeña de lotes (la tercera parte que El Remate) y dentro de la línea habitual de las subastas españolas. Hay excepciones cuando consigue una biblioteca de valor, como ocurrió hace dos años con la nº 297, una magnífica colección de bibliófilo parisina, conteniendo muchas obras de literatura española e hispanoamericana del siglo XX. Una biblioteca así permite realizar varias subastas durante el curso. Luego, vuelve la calma y la rutina. El problema de las casas de subastas es que sólo consiguen bibliotecas corrientes sin mucho interés, teniendo que recurrir a los fondos de libreros o bibliófilos. Ahora tienen que contar con la competencia de los millones de libros que han sido puestos a la venta en internet, sin problemas de tasas ni porcentajes.

Arriba, puertas de la sala de subastas Durán en la calle Serrano después del cierre en 2008. La sala dejó este gran espacio y volvió al local, más reducido, de la calle Goya. En Durán de Serrano se vendieron muchos libros, el lugar donde más se han subastado en España hasta el momento.

.

Ferias.- En Madrid se celebran dos ferias del libro antiguo, una en otoño y otra en primavera, ambas de gran tradición entre los amantes de los libros. Se instalan habitualmente en el paseo de Recoletos, un lugar agradable frente a la Biblioteca Nacional. Las ferias están organizadas por asociaciones de libreros de viejo y se componen de unas cuarenta casetas, ocupadas por libreros madrileños y de diversas ciudades españolas. El contenido de las casetas es variado, pues está la librería que acude con libro antiguo y la que lo hace con resto de edición, sin que haya ningún reparo. En este aspecto, las ferias madrileñas vienen a ser un reflejo del comercio del libro antiguo o de segunda mano de cada temporada.

.

Otros.- Más exigentes son los encuentros de bibliofilia y coleccionismo, como el Salón del Libro Antiguo de Madrid, organizado por el Gremio Madrileño de Libreros de Viejo. Son pequeñas ferias de tres ó cuatro días en algun hotel de Madrid, con un ambiente profesional de libreros y entendidos. Las obras expuestas ofrecen mayor calidad que las de Recoletos y representan, en cierto sentido, un resumen de la bibliofilia española en curso. A veces estos salones tienen un carácter internacional. La celebración de salones es ahora una práctica habitual. Durante todo el año se van sucediendo salones relacionados con el libro, desde el de coleccionismo de papel al del cómic, en diferentes lugares, como galerías comerciales, al estilo del Mercado de la Puerta de Toledo, junto al Rastro. Para un bibliófilo madrileño no faltan durante el curso convocatorias a las que acudir. El problema es la falta de renovación de ofertas, que hace sentir cierto cansancio rutinario al bibliófilo.

.

Subasta El Remate, Modesto Lafuente, 12

Subasta Durán, Goya, 19

Subasta Fernando Durán, Velázqiez, 4

Feria de Otoño del Libro Antiguo y Viejo de Madrid

Feria de Primavera

Asociación de Libreros de Lance de Madrid

Libris: www.libris.es

.

.

.

Anuncios